lunes, 25 de agosto de 2014

GRANADAS DE MANO PO I, II, III y IV


 Las granadas de mano fabricadas por Plásticas Oramil S.A. (PO) fueron reglamentarias durante muchos años en nuestras Fuerzas Armadas. Su característica principal es el estar fabricadas mayoritariamente en baquelita. Detonan instantáneamente al impacto, una vez se ha desenrollado totalmente la cinta que hace de seguro de distancia.

 


  El modelo inicial, PO I, nos servirá de base para la descripción de los demás modelos.

 Tiene un peso aproximado de 300 grs. de los que 150 corresponden a la trilita con la que va cargada, mide 10,5 cms. de altura y 5,5 cms. de diámetro en la base del cuerpo.
 
 Su empleo es como granada ofensiva, pues la envuelta de baquelita se desintegra con la explosión, causando daños meramente por los efectos de esta, en un radio de 2 metros.
 
 
 Consta de un tapón  roscado como seguro de almacenamiento y transporte, ya que protege al mecanismo de percusión y a la cinta que actúa como seguro de distancia, y un cuerpo de baquelita que contiene el explosivo y el multiplicador.

 La cinta termina en un contrapeso de plomo que ayuda a que se desenrolle durante su trayectoria, una vez desenrollada, libera el percutor que incidirá sobre la cápsula iniciadora cuando cualquier objeto detenga la trayectoria de la granada.

 Tiene un seguro de recogida de granadas no explosionadas y se le puede acoplar un accesorio para el lanzamiento con fusil.

 


 El modelo PO II, era similar, pero con el cuerpo fabricado en dos partes roscadas de chapa de zinc,   pintado en gris, lo que la convierte en defensiva, con un radio de acción de unos 10 metros.

 

 El modelo PO III es básicamente un desarrollo del primer modelo al que se la ha sustituido el contrapeso de plomo de la cinta por una banderola de plástico que se amolda exteriormente al cuerpo de la granada, facilitando así la sujeción de la cinta en el lanzamiento, también se le ha añadido una espiral de alambre metálico en la parte interna de la pared del cuerpo, sobre la carga, para aumentar sus efectos.

 


 Si a este modelo se le acopla, envolviendo el cuerpo, otra espiral de alambre de acero de unos 180 grs. de peso, se convierte en defensiva: el modelo PO IV, con un radio de acción de 15 metros.

 

Existieron también los modelos POM I-II R que contaban con un sistema mixto de espoleta con posibilidad de retardo, aunque apenas tuvieron difusión.

 


 El tapón de estas granadas llevaba grabado en su parte superior el emblema del Ejército de Tierra, habiendo otros tapones grabados con los emblemas de la Guardia Civil y del Ejército del Aire.

La granada de las fotografías es totalmente inerte, está completamente desprovista de carga y de cualquier artefacto pirotécnico.

  Vemos a un Aspirante de la IMEC en el año 1981, lanzando una de estas granadas.

 

   Han colaborado Beltrán, Gri y DONPACO

2 comentarios:

  1. Hola. A un amigo mío le estalló una muy cerca,al lanzarla,perdió un dedo,tuvo un tímpano perforado y casi perdió un ojo,por poco acabó con su carrera militar,y le valió la Medalla de Sufrimientos por la Patria y la Medalla de Mutilado en Acto de Servicio. ¿Eran realmente peligrosas para el lanzador o fue una excepción?

    ResponderEliminar
  2. Un compañero mio se quedo sin una pierna al lanzarla sobre la muralla de proteccion.estocfue en melilla tercio gran capitan

    ResponderEliminar