jueves, 14 de noviembre de 2013

CABO 1º ALUMNO DE LA ESCUELA DE ESPECIALISTAS DE LEÓN 1982-1989

   El 15 de septiembre de 1950, procedente de Málaga inicia su andadura en León la Escuela de Especialistas del Aire. Aun cuando en un principio comenzaban los cursos todas las especialidades, poco tiempo después se crearon la Escuela de Transmisiones y la de Cartografía y Fotografía, ambas en Madrid. En León se impartirían a partir de entonces los cursos de Mecánico de Mantenimiento de Avión y Armero Artificiero. En los 42 años de funcionamiento desde la ubicación en León, esta Escuela formó a más de 18.000 especialistas en las ramas de Mecánico de Mantenimiento de Avión y Armeros Artificieros.


    Con el 16º Curso que se inicia en 1952, se cierra el Ciclo de Formación de Cabos Especialistas con dos cursos de estudios, creándose los Ayudantes Especialistas tras un curso de 9 meses, saliendo como soldados de 1ª, posteriormente se ampliarían a 18 los meses de estudio a los que había que sumar 2 años de prácticas en Unidades o Bases Aéreas. La categoría de cabo, se obtenía a los 2 años del ingreso en la Escuela.


    Tras un Curso de Ampliación y otro de Ingreso en la Escala, se obtenía la categoría de Especialista y la graduación de Cabo 1º.


    Posteriormente, se hacía el Curso de Sargento de 2 meses de duración.

    En 1962, con la Ley 142/62 de 24 de Diciembre, se cambia la formación quedando un curso de 11 meses tras el cual se salía como Cabo Ayudante, siendo destinados en prácticas a Unidades o Bases Aéreas por 2 años, siendo promovidos a Cabo 1º al final del primer año, previo informe favorable de sus Jefes.


    Terminado el 2º año de prácticas podrían ingresar en el Curso de Aptitud para ingresar en la Escala  de Suboficiales Especialistas, saliendo del mismo como Sargento Especialista en Prácticas.


    Nuestro Cabo 1º, se encuentra pues, cursando el Curso de Aptitud.



    En 1992, la Escuela de Especialistas, pasó a llamarse  Academia Básica del Aire, cambiando los planes de estudio.


   Han colaborado en este uniforme: gri, Beltrán y DONPACO

2 comentarios:

  1. Yo fui cabo 1º, especialista Armero Artificiero del segundo curso de León que correspondía al 15º curso de especialistas del E.A. Estudié y trabajé en dicha Escuela con todo mi entusiasmo. Al salir, con el curso acabado, de Cabo 2º, fui destinado a Morón de la Frontera y allí pasé los mejores años de mi vida pues era considerado y se trabajaba en armonía y compañerismo tanto con los semejantes en grado, como con los superiores. E incluso se tenía éxito con las chicas, cosa muy importante cuando se es joven. De no haberse disuelto la Escuela de caza y desmantelado aquella Base, estoy seguro que hubiese seguido en el ejército y alcanzado el grado de Comandante al final de mi vida militar. Es cierto pues los compañeros de mi promoción la alcanzaron. Eso contando que hubiese tenido la salud que me acompañó en la vida civil, que tampoco puedo quejarme de como me ha ido Gracias a Dios.
    Digo que mi desdicha fue que Morón la "invadieran" los americanos y nos echaran de allí a cuantos estábamos tan a gusto pues nos hicieron pedir destino obligatorio a otras Bases. Pedí destino a la Base de Reus y allí ya no me fue tan bien pues te trataban de otra manera y pasé a ser tropa. Aun cuando en otros sitios también lo fueses nunca me lo echaron en cara, como lo hacían aquí, casi como un insulto. El caso es ser cabo 1º tenía sus inconvenientes pues cuando les convenía a los superiores eras clase de tropa y para cosas de responsabilidad, eras un mando pues tenías mando en tropa. Nadabas entre dos aguas que nunca sabías en donde estaba el límite y les sabía mal hasta que te pasearas con ropa de paisano.
    Así las cosas, hice el curso de paracaidista y me sirvió de muy poco pues de nuevo cerraron la Base Aérea de Reus y tuve que pedir destino al África Occidental y Canarias en donde se colmó el vaso del aguante pues había dejado a mi esposa e hijo mientras encontraba piso en Las Palmas de G. C. y pedí la baja el mismo día que me llamaban para el curso de Sargento. O sea que en el mismo barco, el Dómine, que me trajo a Barcelona en donde me esperaba mi esposa, me hubiese desembarcado en Málaga para ir a León.
    Creo que acerté aunque en los primeros tiempos anduve un poco dubitativo y pesaroso de mi elección y a pesar de que muchos días he soñado con que volvía y me ponían a la cola de todas las promociones...
    He mantenido muy buenas relaciones con antiguos compañeros y me he alegrado de verlos cuando todos ellos pasaron por donde resido, a hacer el curso de oficial. Yo fui muchas veces a verlos e incluso los invité a mi casa en donde poseo una pequeña bodega. Lo pasamos muy bien.
    Ahora, en estos momentos estoy triste pues algunos se han muerto, otro está muy grave y el tercero, de los que tengo alguna relación tiene el alzhéimer y ya ni me conoce.
    Me agrada leer cosas de la Escuela de Especialistas de león y hasta alguna vez se me ha saltado una lagrimilla recordando aquellos tiempos felices, por lo menos para mí.
    Un abrazo de un armero.

    ResponderEliminar
  2. Yo fui cabo 1º, especialista Armero Artificiero del segundo curso de León que correspondía al 15º curso de especialistas del E.A. Estudié y trabajé en dicha escuela con todo mi entusiasmo. Al salir, con el curso acabado, fui destinado a Morón de la Frontera y allí pasé los mejores años de mi vida pues era considerado y se trabajaba en armonía y compañerismo tanto con los semejantes en grado, como con los superiores. E incluso se tenía éxito con las chicas, cosa muy importante cuando se es joven.De no haberse disuelto la Escuela de caza y desmantelado aquella Base, estoy seguro que hubiese seguido en el ejercito y alcanzado el grado de Comandante al final de mi vida militar. Es cierto pues los compañeros de mi promoción la alcanzaron. Eso contando que hubiese tenido la salud que me acompañó en la vida civil, que tampoco puedo quejarme de como me ha ido Gracias a Dios.
    Digo que mi desdicha fue que Morón la "invadieran" los americanos y nos echaran de allí a cuantos estábamos tan a gusto pues nos hicieron pedir destino obligatorio a otras Bases. Pedí destino a la Base de Reus y allí ya no me fue tan bien pues te trataban de otra manera y pasé a ser tropa Aun cuando en otros sitios también lo fueses nunca me lo echaron en cara, como lo hacían aquí, casi como un insulto. El caso es ser cabo 1º tenía sus inconvenientes pues cuando les convenía a los superiores eras clase de tropa y para cosas de responsabilidad, eras un mando pues tenías mando en tropa. Nadabas entre dos aguas que nunca sabías en donde estaba el límite.
    Así las cosas, hice el curso de paracaidista y me sirvió de muy poco pues de nuevo cerraron la Base Aérea de Reus y tuve que pedir destino al África Occidental y Canarias en donde se colmó el vaso del aguante pues había dejado a mi esposa e hijo mientras encontraba piso en Las Palmas de G. C. y pedí la baja el mismo día que me llamaban para el curso de Sargento. O sea que en el mismo barco, el Dómine, que me trajo a Barcelona en donde me esperaba mi esposa, me hubiese desembarcado en Málaga para ir a León.
    Creo que acerté aunque en los primeros tiempos anduve un poco dubitativo y pesaroso de mi elección y a pesar de que muchos días he soñado con que volvía y me ponían a la cola de todas las promociones...
    He mantenido muy buenas relaciones con antiguos compañeros y me he alegrado de verlos cuando todos ellos pasaron por donde resido, a hacer el curso de oficial. Yo fui muchas veces a verlos e incluso los invité a mi casa en donde poseo una pequeña bodega. Lo pasamos muy bien.
    Ahora, en estos momentos estoy triste pues algunos se han muerto, otro está muy grave y el tercero, de los que tengo alguna relación tiene el alzhéimer y ya ni me conoce.
    Me agrada leer cosas de la Escuela de Especialistas de león y hasta alguna vez se me ha saltado una lagrimilla recordando aquellos tiempos felices, por lo menos para mí.
    Un abrazo de un armero.

    ResponderEliminar