viernes, 19 de julio de 2013

JURA DE BANDERA 1979-1983

  Los Centros de Instrucción de Reclutas (CIR) surgen en los años sesenta del siglo XX, como medio para proveer la instrucción básica militar a los nuevos reemplazos que entraban en quintas. El aumento demográfico de la época motivó que se adoptara este sistema. Anteriormente, cada soldado, tras haber sido tallado en su Ayuntamiento, pasar por la Caja de Reclutas y recoger el petate, llegaba directamente a la unidad de destino.
Con la creación de los CIR como paso intermedio, y merced a la instrucción recibida en ellos, el soldado que llegaba a su acuartelamiento de destino lo hacía habiendo recibido ya la capacitación básica para poderse manejar (orden cerrado, manejo de fusil, clases teóricas, orden de combate...)
El CIR era también el lugar donde acudían determinadas unidades (BRIPAC, La Legión, COE) en busca de voluntarios (banderín de enganche). Ofrecían a los posibles candidatos las ventajas que pudieran animarles (aventura, mayor remuneración, cursos especializados...), indicaban los requisitos para ingresar y reclutaban así a los nuevos paracas, legionarios, o boinas verdes.


   El recluta a punto de convertirse en soldado, se endosa el uniforme de paseo con las trinchas y el ceñidor. Dependiendo del CIR se podían también llevar cartucheras y bayoneta.


   Por estar considerado un día de gala, en las manos los guantes blancos.


  Vemos el rombo que se portaba en el CIR compuesto simplemente por el Emblema del Ejército y que fue reglamentado por OC de 7 de Junio de 1963.


   La boina fue declarada reglamentaria para la tropa 4 de Diciembre de 1978.

   Tras completar el período de instrucción en el CIR, llegaba el momento de la Jura de Bandera; ceremonia que contaba con la presencia de familiares y numeroso público. Era el momento en que el recluta dejaba de serlo para pasar a ser soldado de España. A esta ceremonia le seguía un permiso de varios días, tras el cual cada soldado debía incorporarse al destino asignado.
Una vez completada esta etapa de instrucción, con destino asignado, se cambiaba el rombo de las solapas y "pepito" (hasta entonces con el Emblema del Ejército de Tierra), por el emblema del Arma al que cada soldado hubiera sido asignado: Infantería, Caballería, Artillería... En algunos CIR se juraba bandera ya con los rombos del Arma o Cuerpo de destino.



   Cada Región Militar tenía su propio CIR, con la excepción de las I, II y III Regiones, que disponían de tres, dos y dos centros, respectivamente. En la IV Región Militar se encontraba el CIR nº 9, junto al pequeño pueblo de San Clemente de Sasebas/Sant Climent Sescebes (Gerona).

   Posteriormente, a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa, con las reducciones de efectivos y diversos cambios en las Fuerzas Armadas, se retomó el sistema inicial. Desaparecieron los CIR. Las unidades de destino volvieron a hacerse cargo de la recepción e instrucción de los nuevos reclutas. Estos eran alojados inicialmente en compañías específicas (las UIR: Unidades de Instrucción de Reclutas), no siendo asignados a su destino definitivo (fusileros, cocinas, conductores, oficinas...), hasta no haber completado una instrucción militar básica, que sentará las bases para su servicio en la milicia. En definitiva, las UIR eran un 'pequeño CIR' en cada cuartel de destino.

   Agradecimiento por el texto a: http://www.arapiles62.net/public/cir9.htm


  Han colaborado Gri, Don Diego de Rojas y Pastrana y DONPACO

2 comentarios: